El Dojo es Worlwide

Los orígenes de El Dojo –originalmente YoYo! Dojo— nos remontan aproximadamente al año 2013 como el proyecto de un netlabel fundado por creadores como Willie DeVille, Rial Guawankó y Drama Theme, al que naturalmente se fueron sumando otros nombres como los de Gegga, Dann Niggaz, Lil Supa, Oldtape, Nasty Killah, Kpú y G-Boombox. Esta plataforma evolucionó a un colectivo por las formas y condiciones en que su desarrollo se fue dando, en donde la unión de fotógrafos y artistas visuales cobró otra dimensión, y donde de una canción conjunta surgió el chispazo para lo que vendría después.

«Entre el 2015 y 2016 nos presentamos unas diez veces en seis ciudades diferentes del país, vimos que funcionaba y decidimos crear la canción «Kun», la cual tuvo una buena receptividad por parte de nuestros seguidores, naciendo así el mito de este «super-combo» de MC’s y productores”, platica Oldtape. Aunado a los miembros oficiales del colectivo, vale la pena mencionar que se han encontrado con aliados comunes que han sido claves para recortarle las puntas al proyecto, desde Nelson G. Navarrete y Esteban Chacín, hasta DJ Lokiuno y Sanabria.

Está bastante claro que, hoy en día, no hay ninguna otra movida nacional dentro del Hip Hop latinoamericano como la del rap venezolano. Comandan en términos de calidad. La redefinición estética del boom bap regional surgió de la cabeza de personajes nacidos en Venezuela. El Dojo, colectivo vinotinto, está reconfigurando la manera de producir Hip Hop en la región.

La dinámica de trabajo funciona de manera distinta al modelo tradicional de producción del rap, donde un beatmaker produce una base, un rapero la toma para escribir encima de ella, se graba, y posteriormente se improvisa un video. Todo se resume a una visión y emoción conjunta, que viene del pasado, pero apunta al futuro

El Dojo será un símbolo patrio:

Hoy en día, la mayor parte del equipo se encuentra asentada en Venezuela, con las excepciones de Drama, Oldtape y Rial Guawankó, quienes permanecen en México y Colombia, respectivamente, por cuestiones personales o de trabajo más que sociales o políticas. En el caso de El Dojo, la diáspora migratoria jugó un papel imperante en términos de cómo y cuándo poder llevar a cabo un plan de trabajo. “Entiendo que se asuma que la crisis en Venezuela comenzó hace cinco años, que realmente fue cuando se exacerbó, pero la crisis puedo decir que tiene 20 años atrás”, establece DeVille, quien tuvo que exiliarse por un par de años en México por su situación política. “El colectivo, una vez que la diáspora dio inicio, no te voy a mentir, se entorpeció mucho el trabajo, mermó mucho las publicaciones de El Dojo. Cada quien estaba en modo sobreviviente, pero con el tiempo le hemos dado la vuelta”.

Rial lo sigue sintiendo. “Honestamente, veo que este asunto volvió mierda mi país, punto. Para mí la mayoría de la población sufrió y continúa sufriendo una enorme cantidad de injusticias”. Sin embargo, también cree que con ello se han fortalecido las ganas y la necesidad de abrir puertas. “Es obvio que también dichas experiencias traumáticas se transforman en grandes oportunidades para muchos a corto o largo plazo”.

En “Criados”, Supa recita: “Fuimos criados en un pueblo subdesarrollado, pero el instinto de superación nos ha formado”. Y se suma a la idea de Rial. “Para nadie es un secreto la situación que atraviesa nuestro país, pero sería injusto decir que en Venezuela «no se puede hacer nada» porque nosotros mismos somos prueba de que sí, se pueden hacer muchas cosas para transformar el pensamiento de la juventud en pro de nuestro crecimiento y desarrollo cultural. Es difícil, pero no imposible poder surgir y salir de un sistema que no tiene mucho que ofrecernos. Al contrario, esa circunstancia nos ha preparado para competir a nivel mundial y estar a la altura. El Dojo es solo un ejemplo entre miles de realizadores/artistas venezolanos que están escribiendo la historia de las artes visuales en Latinoamérica. Nuestro ejemplo es el trabajo y la disciplina”, concluye.

El Dojo es Para Siempre:

La posibilidad de elaborar un disco conjunto es natural y, quizás, hasta necesaria en la cimentación de un proyecto de rap colectivo. Muchas de las más grandes obras de Hip Hop de la historia nacieron de esta forma. Y en El Dojo existió siempre esa meta. El proceso de hacerlo viene de años atrás. Sabíamos que estaba planeado. Sabíamos cómo iba a llegar. Sabíamos incluso que iba a cambiar la jugada, pero no sabíamos en qué momento iba a aparecer.

«A finales del año 2017, estando todos radicados en diferentes países y algunos sin intenciones de regresar a Venezuela en el corto plazo, nos dimos cuenta que era hora de materializar el disco si queríamos seguir dándole vida a este proyecto. Para ese momento yo comenzaba una alianza con La Cafeína, agencia que hoy día represento acompañado de Manuel Díaz, y juntos creamos un plan de trabajo inmediato que trajo como resultado que en Marzo del año 2018 lográramos reunir a todo El Dojo en Guadalajara, México, para comenzar a trabajar en el disco. Estuvimos un mes y medio trabajando 24/7 en el proceso de grabación del disco y en paralelo rodando videos y armando la primera gira internacional de El Dojo por diferentes ciudades de México», narra Gustavo Boombox, mánager del colectivo, sobre el proceso de producción del disco.

En Noviembre pasado, se estrenó de una vez por todas Worldwide, declaración de intenciones de un colectivo que se quiere lanzar por el pastel entero. Que quiere llevar el rap en español a su siguiente capítulo, a la conquista de otro público, a la conquista del mundo. Para ello, han entregado un disco doble de 24 tracks conjuntos que abre con la ambición de una ópera Hip Hop donde todos los miembros de la Dojo Nación se tienden sobre la pluma. De ahí en adelante, no hay decepción. Juegos referenciales, barras visuales, skits de contemplación, y samples de naturalezas tan diversas que llegan a incorporar desde los cantos tradicionales de Simón Díaz hasta uno de los coros clásicos de Nas y A.Z.

  • .

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *